TRÍPTICO DE LA PASIÓN

 

I

 

 

Cuando los párpados

                             se niegan a apagarse,

                             bailan las manos

                             sobre las olas y

                             en las montañas y

                             entre la selva

                             y no busco

                             lo que encuentro

                             y pierdes poco a poco

                             lo que nadie te dio.

                             Qué oscura

                             es la luz

                             de tu sonrisa.

 

 

 

 

 

 

II

 

 

 

Qué hay en tu mirada

de camino  ausente,

qué hay que duele tanto,

y quiere ser

como las flores

y penetrar con su perfume

sin pedir permiso

y acariciar las horas

cuando el silencio habla

 

 

 

 

 

III

 

                  

Así,

como la espuma

en la tarde

se esconde

bajo las rocas,

que odiarás

la sal de mis cabellos,

que tiemblas

en la noche

recordando el color

del viento.

Así,  

como la espuma

en la tarde

me escondo

bajo las rocas.