UN POQUITO DE CONSIDERACIÓN

 

 

 

No creas que es fácil para mí decirte lo que siento, pero es tanto más difícil seguir guardándomelo todo.  Es por eso que he decidido expresarme claramente y no me importa si quizá, al final de cuentas, no me entiendas.

Son años de servirte en silencio, de seguirte fielmente, sin que te hayas dado cuenta de que en realidad te amo.

No pienses que soy un mal agradecido.  Sé muy bien que si no fuera por ti en este momento tal vez me encontraría literalmente comiendo basura y durmiendo en la calle.

También comprendo que tienes una reputación que cuidar, y no negarás que yo la respeto.  Sé que debes guardar la compostura ante tus amistades mundanas; y dime ¿Acaso no la guardo yo también?  No puedes alegar que te haya dejado mal en público ni una sola vez

Pero quiero que sepas cómo me tortura tener que sentarme a tu lado, mudo, mendigando de cuando en cuando una sonrisa, una caricia, deseando estar a solas contigo en nuestro cuarto... perdón, en tu cuarto.

No sabes con qué ansias espero el momento en que me llamas a tu cama.  No sabes cómo me gusta verte echada sobre tus blancas sábanas de seda, abriéndome despacito tus gruesas piernas fofas, mostrándome esa suave pelusilla negra salpicada de blanco y ese pozo rojo-rojo, húmedo y profundo que me llama, que me embriaga.  Tu olor a marea alta llega hacia mí de golpe, me provoca vértigos; y yo me acerco lentamente, como tú lo exiges, mientras tu aroma invade sin medida ni clemencia mis sensibles fosas nasales ¡Sería capaz de reconocer tu acredad entre miles!

Me gustaría poder morder esos grandes colgajos de carne que penden a cada lado de tu pozo rojo-rojo, pero no, temo tanto hacerte daño.  Prefiero hundir mi nariz en tu raja tibia y beber ese líquido salado y espeso que destilas glop, glop,  haciendo ese ruidito tan peculiar que suena como una dulce música en mis oídos.  Quisiera tener la lengua más larga para llegar más profundo, hasta tu centro calientito, saladito, rojito como... como el hígado de pollo. 

Lamo y lamo sin parar hasta que te siento gemir como una gatita, hasta que te contraes aprisionando mi lengua.  Podría beberte eternamente, pero tú me guías hasta el botoncito arrugado que tienes sobre tu pozo rojo-rojo.

Yo le doy rápidas lengüetadas y esa tierna protuberancia se mueve de derecha a izquierda, suavecito, crece, se pone dura, hasta que te estremeces y en un grito ahogado llegas al clímax, orinándote sobre mi pecho.

Entonces subo pasando mi lengua sobre tu vientre blando, sobre tus pechos flácidos y te hago cosquillas y ríes bajito y me acaricias y llego a tu boca en donde meto mi lenguota tibiecita que sabe a ti. 

Sí, me gusta todo eso, me siento feliz dándote placer.  Por eso no deja de dolerme que tú seas tan poco comprensiva conmigo, que te enfades tanto como para echarme de tu cama cuando yo mojo tus sábanas con mi blanco chorrito.  ¿Qué esperabas?  ¿Qué yo sea de fierro? ¿Acaso no tengo derecho a un poquito de placer?

Creo que merezco un poco más de respeto; te amo, pero no puedo seguir permitiendo que ignores lo que yo siento, que me maltrates así.

Sé que sólo soy tu perrito faldero, tu pequeña bolita de pelos como  me llamas ante tus amistades, pero por favor, ten un poquito de consideración hacia mis sentimientos.  Amar no es un delito porque hasta el dios amó.   Total, uno también tiene su corazoncito.

 

©Safecreative